Archivo de la categoría: filosofeadas

La chica más guapa de la ciudad…una de Bukowski.

Cass era la más joven y la más guapa de cinco hermanas. Cass era la chica más guapa de la ciudad. Medio india, con un cuerpo flexible y extraño, un cuerpo fiero y serpentino y ojos a juego. Cass era fuego móvil y fluido. Era como un espíritu embutido en una forma incapaz de contenerlo. Su pelo era negro y largo y sedoso y se movía y se retorcía igual que su cuerpo. Cass estaba siempre muy alegre o muy deprimida. Para ella no había término medio.

Algunos decía que estaba loca. Lo decían los tontos. Los tontos no podían entender a Cass. A los hombres les parecía simplemente una maquina sexual y no se preocupaban de si estaba loca o no. Y Cass bailaba y coqueteaba y besaba a los hombres pero, salvo un caso o dos, cuando llegaba la hora de hacerlo, Cass se evadía de algún modo, los eludía.

Sus hermanas la acusaban de desperdiciar su belleza, de no utilizar lo bastante su inteligencia, pero Cass poseía inteligencia y espíritu; pintaba, bailaba, cantaba, hacía objetos de arcilla, y cuando la gente estaba herida, en el espíritu o en la carne, a Cass le daba una pena tremenda. Su mente era distinta y nada más; sencillamente, no era práctica. Sus hermanas la envidiaban porque atraía a sus hombres, y andaban rabiosísimas porque creían que no las sacaba todo el partido posible. Tenía la costumbre de ser buena y amable con los feos; los hombres considerados guapos le repugnaban: “No tienen agallas -decía ella-. No tienen nervio. Confían siempre en sus orejitas perfectas y en sus narices torneadas… todo fachada y nada dentro…” Tenía un carácter rayando la locura; Un carácter que algunos calificaban de locura.

C.Bukowski.


Somos idiotas?

Me ha llegado un email muy revelador sobre la situación que vive el país, un país que está en una pésima situación, una situación económica permanentemente comparada con la de otros países… Grecia, Irlanda, Finlandia, Rumanía…pero con la gran diferencia de que nosotros somos 43 millones de habitantes y ellos 10,11,6, una gran cantidad que dificulta enormemente el resurgir económico.

El email consiste en dos partes, en primer lugar es una carta del famoso escritor y miembro de la Real Academia de la Lengua, Arturo Pérez-Reverte intentando abrirnos los “ojos”, la segunda parte es un alegato a lo que está mal pero sólo a unos pocos no les interesa cambiar.

Demasiados problemas como para pensar que se van a solventar con lo que hasta ahora nos ha propuesto nuestra clase política.

Este email va dirigido a los que parece ser que la crisis no vá con ellos, pero…una breve reflexión da por pensar que por mucho que le vaya bien a uno, si el país está mal, es cuestión de tiempo que sus derechos y bienestar cambien para él y para los suyos.

Carta de Arturo Pérez-Reverte.

Hay un problema laboral del colectivo de controladores aéreos que afecta al 1,2% de la población española (600.000 personas) y casi todos saltáis como energúmenos pidiendo hasta el linchamiento de ese colectivo cuando el día anterior hacen otra reforma del sistema laboral más restrictiva, quitan los 420 euros de ayuda a 688.000 parados que están en la ruina y anuncian cambios drásticos a peor en la ley de pensiones que afectan al 80% de la población y nadie se indigna ni dice nada. ¿Sois idiotas?

Estáis pidiendo a gritos al Gobierno que se apliquen medidas que quitan el derecho a la baja laboral, a los permisos retribuidos y a las horas sindicales, sacar militares a la calle ¿sois idiotas?

Estáis leyendo que mintieron en los vuelos de la CIA, en el caso Couso, que González era la X del GAL, que gente del PP cobraba de la trama Gürtel, que hay políticos que cobran más de 230.000 euros al año, pero que nos cuestan más de 3 millones de euros, que la corrupción en la política no es excepción, sino norma, que ellos mismos se adjudican el derecho a cobrar la jubilación máxima con pocos años en las Cortes y a nosotros nos piden 40 de cotización, banqueros que consiguen del gobierno medidas duras contra los trabajadores y que tenían que estar en la cárcel por delitos demostrados de fraude fiscal y no decís nada, os quitan dinero para dárselo a esa gente que cobra cientos de miles de euros año, especula con nuestro dinero, defrauda a Hacienda y seguís callados ¿sois idiotas?

Tenéis una monarquía que se ha enriquecido en los últimos años, que apoya a los poderosos, a EEUU, a Marruecos y a todo lo que huela a poder o dinero, hereditaria como en la Edad Media ¿sois idiotas?

En Inglaterra o Francia o Italia o en Grecia o en otros países los trabajadores y los jóvenes se manifiestan hasta violentamente para defenderse de esas manipulaciones mientras en España no se mueve casi nadie ¿sois idiotas?

Consentís la censura en los medios de comunicación, la ley de partidos, la manipulación judicial, la tortura, la militarización de trabajadores sólo porque de momento no os afecta a vosotros ¿sois idiotas?

Sabéis quién es toda la gentuza de las revistas del corazón, futbolistas supermillonarios pero jamás escucháis a nadie como Saramago o Chomsky u otros mil intelectuales veraces y comprometidos con vuestros problemas ¿sois idiotas?

Si mucha gente responde sí, aún nos queda un poco de esperanza de conseguir acabar con la manipulación de los políticos y poderosos.
Si la mayoría contesta no, entonces estamos jodidos.

Es lo que piensa la mayor parte de los Españoles.

No seré yo quien pare esta cadena.

Un saludo a todos.

 

EL GOBIERNO: Ha bajado el sueldo a los funcionarios, suprimido el cheque-bebé, congelado las pensiones y reducido la ayuda al desempleo, (EL PARO), para afrontar la crisis que han generado los bancos los políticos y los especuladores bursátiles.

Nos gustaría transmitirle al Gobierno lo siguiente:

Dediquen su empeño en rebajar LA VERGÜENZA DEL FRAUDE FISCAL,que en España se sitúa alrededor del 23% del P.I.B. (10 puntos por encima de la media europea) y por el que se pierden miles de millones de €uros, fraude que repercute en mayores impuestos para los ciudadanos honestos.
TENGAN LA VERGÜENZA de hacer un plan para que la Banca devuelva al erario público los miles de millones de euros que Vds. les han dado para aumentar los beneficios de sus accionistas y directivos; en vez de facilitar el crédito a las familias y a las empresas, erradicarlas comisiones por los servicios bancarios y que dejen de cobrar a los españoles más humildes€30.01, cada vez que su menguada cuenta se queda sin saldo. Cosa que ocurre cada 1º de mes cuando les cargan las facturas de colegios, comunidades, telefonía, Etc. y aun no les han abonado la nómina.

PONGAN COTO a los desmanes de las empresas de telefonía y de ADSL que ofrecen los servicios más caros de Europa y de peor calidad.

ELIMINEN la duplicidad de muchas Administraciones Públicas, suprimiendo organismos innecesarios, reasignado a los funcionarios de carrera y acabando con los cargos, asesores de confianza y otros puestos nombrados a dedo que, pese a ser innecesarios en su mayor parte, son los que cobran los sueldazos en las Administraciones Públicas y su teórica función puede ser desempeñada de forma más cualificada por muchos funcionarios públicos titulados y que lamentablemente están infrautilizados.

HAGAN que los políticos corruptos de sus partidos devuelvan el dinero equivalente a los perjuicios que han causado al erario público con su mala gestión o/y sus fechorías, y endurezcan el Código Penal con procedimientos judiciales más rápidos y con castigos ejemplares para ellos.

INDECENTE,  es que el salario mínimo de un trabajador sea de 624 €/mes y el de un diputado de 3.996, pudiendo llegar, con dietas y otras prebendas, a  6.500 €/mes. Y bastantes más por diferentes motivos que se le pueden agregar.

INDECENTE, es que un profesor, un maestro, un catedrático de universidad o un  cirujano de la sanidad pública, ganen menos que el concejal de festejos de un ayuntamiento de tercera.

INDECENTE, es que los políticos se suban sus retribuciones en el porcentaje que les apetezca (siempre por unanimidad, por supuesto, y al inicio de la legislatura).

INDECENTE, es que un ciudadano tenga que cotizar 35/40 años para percibir una jubilación y a los diputados les baste sólo con siete, y que los miembros del gobierno, para cobrar la pensión  máxima, sólo necesiten jurar el cargo.

INDECENTE, es que los diputados sean los únicos trabajadores (¿?) de este país  que están  exentos de tributar un tercio de su sueldo del IRPF.

INDECENTE, es colocar en la administración a miles de asesores = (léase amigotes  con sueldos que ya desearían los técnicos más cualificados)

INDECENTE, es el  ingente dinero destinado a sostener a los partidos y sindicatos pesebreros, aprobados por los  mismos políticos que viven de ellos.

INDECENTE, es que a un  político no se le exija superar una mínima prueba de capacidad para  ejercer su cargo (ni cultural ni intelectual).

INDECENTE, es el coste que representa para los ciudadanos sus comidas, coches oficiales, chóferes, viajes (siempre en  gran clase) y tarjetas de crédito por doquier.

INDECENTE, No es que no se congelen el sueldo sus señorías, sino que NO se lo bajen.

INDECENTE, es que  sus señorías tengan seis meses de vacaciones al año.

INDECENTE, es que ministros,  secretarios de estado y altos cargos de la política, cuando cesan, son los únicos ciudadanos de este país que pueden legalmente percibir dos salarios del ERARIO PÚBLICO.

Y que sea cuál sea el color del gobierno, toooooooodos los políticos se benefician de este moderno “derecho de pernada”  mientras no se cambien las leyes que lo regula.
¿Y quiénes las cambiarán? ¿Ellos mismos? Já.

DONDE ESTAN LOS ESPAÑOLES?

QUE LEVANTAN MASAS PARA EL FUTBOL

 

 

 

 

Y NO PARA DEFENDER NUESTROS DERECHOS.


Deleuze.

Gilles Deleuze fue un filósofo francés considerado uno de los más influyentes del siglo XX. Escribió sobre política, cine, filosofía…pero sus dos grandes obras fueron El Antiedipo y su segunda parte, Mil mesetas: Capital y esquizofrenia, escritas ambas con el también filósofo Félix Guattari.

Deleuze ante todo era profesor, disfrutaba con sus alumnos y ellos con él, sus clases en la universidad de Lyon y París eran un espectáculo donde no cabía un alfiler y donde el humo del hachís se podía cortar en el ambiente. Gran amigo de Foucault este llego a decir “Un día el siglo será Deluziano”.

Sólo concedió una entrevista en toda su vida, eso sí, bastante completa, dura unas cinco horas donde repasando diferentes conceptos con ayuda del abecedario, (El abecedario de Deleuze),  muestra diferentes enfoques, pensamientos, definiciones a aspectos de la vida misma tan dispares como pueden ser la cultura o la bebida.

El Antiedipo es una obra muy difícil, con gran dificultad de comprensión en una primera lectura, la primera sensación después de leer solo dos páginas es de no entender absolutamente nada, (también es verdad que yo solamente soy un mero aficionado a la filosofía) pero con ayuda de algún texto complementario y sobre todo visionando el vídeo de la entrevista antes nombrada se llega a entender.

Su segunda parte, Mil mesetas: Capital y esquizofrenia, es más manejable y por tanto en un principio más interesante, su lectura se puede abordar sin ningún orden, descubriéndo capítulos.

Si te “atreves” y le das una oportunidad, Gilles Deleuze te abrirá conceptos que siempre habías llevado dentro sin saberlo. Muy interesante, recomendable, y como iba a ser si no….difícil.


Dios de la vida, Dios de los suicidas.

Tal como dijo Artoud todo gozo comienza con la autodestrucción del Yo de cada uno….. unos esta autodestrucción  la buscan con drogas permitidas por el abono de cierto impuesto al poder del estado, otros la buscan con sustancias aprobadas por la sociedad pero no por la ley, y finalmente otros buscan su autodestrucción incentivando su cuerpo para que segregue diferentes sustancias más o menos naturales, las endorfinas y adrenalina están a la orden de cualquiera.

Al final da igual la forma y el modo porque todos vemos el fondo, todos buscamos nuestra placentera autodestrucción, todos buscamos el algún momento algo que de vida a la vida.

Pero… si todo gozo se convierte en autodestrucción, será porque este crea una adicción, no? y si esa adicción es estúpida se hace más permisiva, y yendo más lejos, si encima la aceptamos…ya no es gozo porque se normaliza, y ahí es cuando la hemos jodido.

El análisis que cambiará la ley, es un documental muy original sobre una droga “legal” que es como todos sabemos una gran mentira, más política que social, una droga que no te incrementa la verborrea, una droga que no sabe a nada, huele mal, y encima es cara de cojones…sólo te produce mono si eres consciente de que no la tomas, una droga hábilmente creada para consumirla cada poco tiempo, una droga camuflada por banalidades, una droga que suena extraño cuando la llamas DROGA, una droga que tiene la osadía de poner en su cajetilla que MATA.

Uno de estos vídeos documentales, es con el poeta Leopoldo María Panero, el proyecto intenta concienciar sin estorbar, importunar, sin acometer porque realmente cada uno hace con su cuerpo lo que le da la real gana y al fin y al cabo nuestro YO se habrá auto destruído alguna vez de igual o diferente forma.


Ese pensamiento.

Recio el pensamiento, encontrándome en un paisaje mil veces ignorado, haciéndole partícipe del sentirse acariciado por la brisa casual.

Sucede con el sonido cuando de verdad respiras, sabes que te acompaña pero lo obvias, lo haces tuyo, hasta hacerlo causal, te tiene, te agarra, te condena como condenado es el hecho de vivir.

Ese pensamiento, obvio, no te deja vivirlo en la costumbre, te silencia en ti mismo, encarcelándote en una mentira con él.

Se disfraza lo mismo de una canción tarareada de Chet Baker, como de una mirada al cielo atenta a la lluvia en la lejanía de  las nubes.

Te acompaña mientras paseas, mientras deambulas por el mundo, ese pensamiento es lo que te hace mirar al frente y sentirte especial, ver las diferencias no explícitas en los otros, contemplar las diferencias en tu Yo de otra época.

No sería nadie sin ti, no le hagas caso, no te creas que le importes porque te hace tuyo, y no creas que te adora, sólo busca lo suyo.

Ese pensamiento es un gozo que autodestruye, por muy obvio y permisivo sea.

Ese pensamiento no es otro que el alimento de uno mismo.


Con Nietzsche en el espejo.

Era un día veraniego,me encontraba absorto por los acontecimientos, habían transcurrido suficientes años y las situaciones empezaban a interferir en mi cabeza. Nunca había encontrado explicación alguna al por qué, el motivo, pero sucedía. Mi vida se reflejaba ante mis pupilas, una vida demasiado corta recordada como una película muda, todo ello a cambio de un cuerpo ya envejecido.

Siempre me había parecido curioso y a la vez un poco estúpido mirar y contemplarse uno delante de un espejo, el espejo lo consideraba el símbolo del narcicismo y lo veía incluso como la peor mentira que puede hacerse uno cara a los demás,pero, por lo que fuera yo lo buscaba, es más, si lo pretendía conseguía vaciarme con el miedo hasta hacerlo reír, si cerraba los ojos sentía la insatisfacción del que no acaba un trabajo, si los abría volvía la desilusión.

Innumerables veces me había encontrado en la madrugada perturbada, ahí, en mi austero cuarto de baño, apoyando las palmas de las manos sobre la fría y húmeda loza, cabizbajo observando vagamente el caer de mis lágrimas, recreándome en su resbalar junto a las gotas de agua.

Nunca le había encontrado sentido a llorar, siempre había creído que llorar solo te permitía derrumbarte aún más en tu desesperación, pero no lo podía remediar, por entonces estaba convencido de que si conseguía prohibirme todo sentimiento ya no lloraría, ya no sufriría.

Esa madrugada noté el frío físico, no era de extrañar, esa noche refrescaba y yo descalzo, en calzoncillos y con camiseta de tirantes, el frío embadurnó todo mi cuerpo. Era extraño porque aquel frío vino de repente, acariciando todo su sentido en mi piel erizada, aunque no para sentirme lo suficientemente incómodo como para romper el momento buscando algo con qué taparme.

El cansancio tampoco ayudaba, realmente no ayudaba nada, no encontraba ninguna explicación al despertar sin motivo aparente a esas horas de la madrugada, algo había desestabilizado mi descanso y algunas partes de mi cabeza lo sabían, las más despistadas no se habían enterado.

Y ahí me encontraba yo, una persona que al mirarse al espejo se preguntaba si había cubierto todas sus expectativas, si se había colmado en insatisfacciones, si no habían sido ya demasiados golpes sin sentido provocando inconscientemente un daño ya irreparable.

Miré al espejo y recordé ese mismo gesto de crío y de adolescente, y empecé a entender por qué se le había dando tanta importancia a la voluntad, recordé la famosa voluntad de poder Nietzscheana y llegué a la conclusión de que la vida es sólo una sensación, pero no una sensación generalizada, es una sensación del momento, del aquí y ahora, una sensación subjetiva…sentirse vivo o muerto depende de cada uno, depende de esa voluntad y todo lo demás solo te sirve para corroborarlo.



Labordeta.

Andar con sabiduría, sentirse un ignorante y ocultar tras un bigote alientos de nobleza.

Nos agasaja con canciones dedicadas a esa insolidaria  joven llamada libertad.

El sentido común convencido, cantado a los que no quieren escuchar, viajar donde no quieren viajar

aprendiendo la lección que los libros no enseñan o la vida no te deja llegar.

Sí, le conozco y el  hace engrandecer la sencillez en la gente hasta hacerla inmensa.

Esa inmensidad se hace escuchar por los que no quieren escuchar, se hacer respetar a los que

ridiculizan la verdad, y si no nos respetan  los manda a la mierda, y ese “a la mierda” suena como látigo

en jaula acallando trajes vacíos.

Lo veo, lo ven filosofando con vocación, sin selección, por despecho, con la nobleza por norma.

Sé que tienes una mochila y que en ella guardas cariño, afecto y todo un país.

Te he visto capaz de convertir esculturas de arena política en figuras solemnes griegas.

Pero el paso del tiempo tristemente enjuicia y te hace refugiarte en una soledad como sólo hace sentir

la enfermedad, y esa enfermedad llama a la entrañable muerte y esta te  besa.

Te besa llorando, sabedora de sentirte inmortal, sabedora de que ya no le cantarás.

Miro al cielo y veo reflejado sobre una Zaragoza triste…lágrimas de despedida por

un hasta siempre.

D.E.P