La estancia vacía.


Mi mente soltó un, Coño!!…respiré.

Me había despertado en medio de la noche, todos dormían, había tenido un sueño, bueno, más bien un mal sueño, había soñado que no os tenía, sí, ahí estaba yo, solo, tumbado en un sucio colchón, rodeado por una manta incapaz de hacer bien su trabajo.

Ya  no os tenía, todo había perdido sentido, esas sonrisas en el despertar de la mañana, ese beso de enseguida vengo, preparar el desayuno a la gente que quieres, multitud de símbolos que rodean mi vida ya no tenían sentido, el vaho que salía de mi boca dibujaba la soledad.

Me levantaba y bajaba por las escaleras en una irreconocible e inmensa casa, las paredes no desprendían calor y notaba la barandilla más fría de lo normal, el eco de las habitaciones vacías respondían mis pasos.

Luego, me hacía un café, me sentaba en una fría silla, y veía mi imagen como se alejaba…sentado, en bata, y con un café ya frío entre mis manos… En ese momento desperté…respiré y noté una sonrisa entre mi labios.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: