Un mundo en un tablón de anuncios.


En un rectángulo precario  se unían la necesidad y el ofrecimiento en forma de pequeños trozos de papel con un número de teléfono como firma, colgados con chinchetas en un  tablón de anuncios descorchado, indiferente para los satisfechos que día a día transcurrían por los pasillos.

Esos trozos de papel, desaliñados miraban con cara de atención a los viandantes que se les cruzaban, unos miraban con cara de ofrecimiento y otros con cara de necesidad, dejando pasar el tiempo y dejándose cuartear por él.

Sonreían en el momento que alguien se paraba enfrente de ellos, les observaban esas caras de concentración en su búsqueda, convirtiéndose luego en satisfacción al encontrar lo que habían venido a buscar. Era su trabajo, su función, ellos disfrutaban cada vez que les recortaban una tira con el número de teléfono esperando que viniera su dueño para liberarlo de esa dulce prisión para sentirse satisfechos de haber realizado bien su trabajo.

Realmente todos los habitantes de ese pequeño mundo en forma de rectángulo disfrutaban, estaban convencidos de que la labor que desempeñaban era necesaria, nunca habían dudado en sentir que había un nexo de unión entre las personas y las necesidades.

Se sentían tan importantes que incluso existía una organización dentro del tablón, ellos mismos se organizaban en clasificados, ninguno era más importante que nadie, unos ofrecían un apartamento para compartir, otros vendían el Frigo que ya no daban uso, incluso había anuncios que solamente informaban, cada uno a su manera buscaba la manera de llamar más la atención, quien más y quien menos se lo curraba para sentirse especial y único, aunque sabían perfectamente que la atención estaba en si lo que ofrecían se ajustaba a esa persona anónima que tenían enfrente.

El tablón de anuncios  siempre rezumaba vida, unos se daban la bienvenida mientras  otros se despedían. Esos pequeños anuncios  de papel  se sabían parte de sus dueños formando parte de sus sueños, al fin y al cabo sabían que todos se necesitaban y todos siempre les iban a necesitar. Todo era un vuelta a empezar.

Concurso de relatos sobre anuncios clasificados de tablondeanuncios.com


2 responses to “Un mundo en un tablón de anuncios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: