La princesa, el príncipe y el ratón.


raton1El otro día a mi princesa se le cayó un diente, estaba toda ilusionada, no con la declaración de su boca diciéndonos que se estaba haciendo mayor sino con que esa noche iba a ser visitada por la gratificante y breve presencia del Ratoncito Pérez en sus aposentos.

El otro príncipe de la casa que oyó la conversación con la princesa, no dudó en afirmarme que sabía perfectamente que no era el ratoncito Pérez el que dejaba la moneda debajo de la almohada, que eran los  padres, me lo repetía, una y otra vez en voz baja esperando algún tipo de gesto que confirmara lo que  de  hecho sabía ya perfectamente, le remetí en voz baja… “claro que son los padres, acaso has visto alguna vez algún ratón con monedero?”.

Esa noche antes de irme del castillo, sigilosamente intercambié el pequeño diente con una moneda de euro, depositándolo cuidadosamente con un miedo atroz a ser pillado in-fraganti debajo de su almohada, y me fui…

Al volver al día siguiente, subiendo las escaleras me encontré a la pequeña princesa, llamándome en voz baja, desde su cama, toda emocionada… “papa, papa, mira lo que me ha dejado el ratoncito Pérez” abriéndome la mano me enseño una moneda brillante debido al sudor de su mano por la emoción”.

Me fui a mis aposentos a dormir pensando, que lo que realmente le había hecho feliz, no era la moneda de un  Euro, sino que por fin había tenido una escusa el ratoncito Pérez de querer visitarla.

También me dio por pensar que acababa de tener lo que yo llamaba un momento “esponja”, sabía que como ya pasó con el otro príncipe dentro de un año mi princesa ya no se iba alegrar tanto de la visita del ratoncito Pérez, y que ese momento el mismo que ya tuve con el príncipe no lo volvería a tener, pero también era verdad que ya nadie me lo quitaría. 

Por eso de vez en cuando me gusta provocar momentos esponjas, le ato los cordones de las zapatillas a mi príncipe, (el sabe perfectamente), o intento adaptarme a lo que verdaderamente les gusta. Porque vendrán más momentos esponjas pero seguro que ya no se parecerán en nada a los que se hayan ido.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: