¿Fútbol es fútbol?.


La semana pasada durante el encuentro del FC Barcelona y el RCD Espanyol surgieron de las gradas diferentes bengalas recordándonos a proyectiles deliberadamente lanzados, parecía alguno de los numerosos enfrentamientos de alguna capital difícil de situar del Oriente Medio que los telediarios nos tienen tan acostumbrados a digerir en nuestras sobremesas.

Al acabar las imágenes salí de mi asombro al darme cuenta de que las bestiales imágenes del graderío provenían de la ciudad condal, concretamente  del mismo club y en el mismo lugar de aquella fatídica tarde de 1993 en la que un niño que iba con su padre a ver un simple espectáculo, un loco sesgo su vida clavándole en el pecho una bengala que había lanzado desde el otro extremo del graderío, había vuelto a suceder en este país, cuna del respeto a lo que hagan u opinen los demás,  tan trabajada y castigada por nuestras generaciones anteriores, pero, con más tontos queriendo llamar la atención por metro cuadrado que en cualquier otro país civilizado.

Me pregunto qué es lo que defienden, qué es por lo que atacan? unos colores?, al patrocinador visible en la camiseta? a la representación de una ciudad por alguien que está en ese club simplemente porque le han pagado más? a la licencia gratuita de menospreciar en un aforo lleno de gente?….. No sé no lo entiendo.

Realmente creo que sólo defienden una postura con una gran dosis deficiente en materia gris, ya que no entiendo (por poner un ejemplo, “que nadie se enfade”), a los seguidores violentos (que los hay en todos los equipos), de un equipo como el Atlético de Madrid, que en su última alineación titular no había ningún madrileño, pero lo más curioso es que de esos once no había ningún español, ¿ Qué es lo que les hace sentirse tan unidos con un club, que puede que no sea el único que “defiende” los “colores” de su ciudad?.

Cuando veo un partido, me queda una de esas sensaciones de que es de los pocos deportes que lo único divertido es poder  tomarse la licencia de quejarse continuamente, si lo vemos por la tele, sólo se oyen silbidos, gritos, insultos a pie de micrófono  ya sea al arbitro con sus decisiones, a los jugadores por su poco acierto, al entrenador por su mala estrategia, al otro equipo porque son del otro equipo… siempre se oyen silbidos, insultos, agresiones. Incluso los actores del césped se contagian de esa violencia dando a diestro y siniestro patadas, codazos, empujones, que no tienen nada que ver con parar la trayectoria de un balón.

Y si por casualidad podemos ver un partido a puertas cerradas por culpa de una sanción de algún simpatizante, el atractivo lo pierde completamente, se ve un deporte apático…. parece incluso que hay más jugadores en el terreno de juego.

Pues eso, que el futbol no hay quién lo entienda, da la sensación de que sólo gusta si eres fanático de algún equipo, sino realmente aburre verlo.

La frase de Vujadin Boškov de “Futbol es Futbol”, lo dice todo ósea nada… A los que no nos gusta tanto el futbol siempre nos quedará fanatizarnos cuando juegue España.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: