O para mí o para nadie.


Esto es lo que deben pensar los que se creen poseedores de una mirada, una sonrisa.. Una vida.

Todos los días nos encontramos con un asesinato que lo denominan ahora violencia”de género”, de género sería que de vez en cuando cayese alguno del sexo masculino, nos creemos más poderosos porque tenemos más fuerza, desarrollamos trabajos con más responsabilidad, y nuestro ego se  dispara cuando nos mira de reojo una bonita mujer; pero somos incapaces de soportar un rechazo, un adiós o un “ya no te quiero”, nos creemos más inteligentes cuando todo nos sale bien, nos creemos más fuertes cuando no tenemos a nadie enfrente que nos supere, nos creemos interesantes si no hay nadie que nos rechace, nos creemos poseedores de la verdad, si no hay nadie que nos desmienta. Nos creemos dioses.. Pero no soportamos la sola idea de tener que resolver por nosotros mismos cualquier problema por muy cotidiano que sea.

Me da pena, y rabia que la historia (y por tanto la religión) no haya sido condescendiente y justa con el sexo femenino ya que realmente en las cosas importantes de la vida han demostrado ser sencillamente mejores, no logro recordar a  una Hitler, una pedófila, una tratadora de blancas…y no paro de ver en los diarios barbaridades realizadas a sus congeneres por el sexo masculino.

Yo, una persona que gusta buscar sus límites y darlo todo por lo que creo, no puedo dejar de sentir cierta envidia ante la mujer, por ser capaz de sentir cuando hay que sentir ,de luchar cuando hay que luchar y de estar cuando hay que estar, de no dar relevancia a las cosas que no son importantes y de darlo todo cuando sí lo son.

Parte de la solución la tenemos nosotros en nuestro papel de padres, nos debemos sentir responsables en paliar este mal social con la educación de nuestros hijos y por supuesto con nuestros comportamientos, dejarnos de esteriotipos absurdos, ni Barbie es tan mujercita , ni Mazinger-zeta era tan macho y no dejarnos evaluar en nuestras conductas porque sean socialmente aceptables, lo que está bien está bien, y lo que está mal está mal.

Se me ocurren muchas razones por las que envidio a la mujer, desde la más importante que es dar la vida hasta la más absurda que sería lucir una larga cabellera. QUÉ GUAPO ESTARÍA.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: